miércoles, julio 05, 2006

EN ESTOS DÍAS...

Voces
Planeado soberbiamente el llamado desde otro lugar tenía que ser al anochecer. A estas alturas daba lo mismo.
Claro... para marcar presencia, primero sobre los oídos de quien me importa, y que me da la venia para cada empresa nueva, con el grito en el cielo, sumando recomendaciones de ultimo minuto, ofreciendo botes provistos de remos.
Noble y total mirándome fijo advierte: ahí está de nuevo ese señor que pregunta por ti, no da nombres, suena arrogante, vuelve a llamar justo cuando cambia de estado la luna, qué manías esotéricas suyas, o son las tuyas que intenta transformar en coincidencias perfectas confabuladas por un poder supremo.
Me encogí de hombros pues qué otra reacción podría demostrarle a ella.
Mientras acudía con mi voz respuesta, pedí que te identificaras, con el afán de hacerte ver que ya no te recuerdo, pero seguías transmitiendo sin cesar un monologo egocéntrico, por lo menos afianzabas mi teoría de que alguna vez estuviste, no quiere decir que fue bueno mientras duró, sobre todo cuando ciertas palabras que pedía omitieras están en todo lugar para zamarrearme. Esa apariencia casi obesa, piel morena, manos grandes, voz grave de hombre de mundo, consejos idealistas, el trasfondo libidinoso de marinero. La susceptibilidad del oído que tengo, la búsqueda eterna del padre que nunca estuvo, táctica de filosofía que embaucaba bien esta inocencia de niñita provinciana, melancólica...
Tu cuerpo expelía humores de savia, como jardín inmenso de tréboles que embriaga más que el dulce vino añejo en mi boca, recuerdo... ya no puedo nombrarte, se vacía en la copa el cristal amargo de mis ojos, este día difícilmente podría venir a mí otro aroma...
Ya sabes, una llamada tuya bastará para acercarme.
************************************************************************************
ESTE LLEVA TU NOMBRE
El desasosiego golpea:
Efecto/glucosa
Estimula, luego enferma.
Rumor en mi silencio original,
Secreto que llevo.
Amordázame con tu lengua
Prometo no gritar…

Eres:
El que cargo por las noches,
En los sueños en que vuelo.
Estás:
Vives y anidas,
Al liberar el pensamiento…

Quiero correr y abalanzarme a tu boca
No esperar a que pidas
No aguardar a que abordes
Llegar a tus labios,
Tajarlos
Declararme loca.

Ahí vendrá tu sonrisa
De estela.
Tu parpadeo mortal
De cepa noble/escogida.
Mi reacción tierna enfurecida
Cadena ondeada/continua.

Jamás como ‘lo de siempre’
Seduciría la promesa
Sin fin:
‘Vendimia pendiente’

Un día me llamaste
Por instinto
Y remonté sin avisos
Al calor de ‘tu abrazo’
Tendido en la tarde…

Hoy lejos
Voy cercana
Al encuentro
De tu voz
Febril por tu cuerpo
Que conjura mi desvelo.

5 comentarios:

Rafa dijo...

:::

cuerpo secreto

aviso pendiente

promesa mortal

azúcar silente

:::

NZNZ dijo...

algo palpita devoradoramente, cuando entre calles mojadas vuelvo a la cabalgata de ojos entrecerrados, hay días mojados como hoy que me puedo dejar caer en esa complacencia, verte de nuevo anudada a mis huesos

rusdey dijo...

algo palpita devoradoramente, cuando entre calles mojadas vuelvo a la cabalgata de ojos entrecerrados, hay días mojados como hoy que me puedo dejar caer en esa complacencia, verte de nuevo anudada a mis huesosmis huesos

JUDAS dijo...

cada gota de sudor se tiñe de sangre y amor en cada tranzo que se entiende en tus letras...hermosos cuentos-poemas. dulces, agrudulce...fantaciosos


te leo pronto!!!

un abarzo fraterno!

Rafa dijo...

acabo de despertar y ya quiero besarte...