sábado, marzo 11, 2006

PRESENCIA



Basura dentro de mí
Espina pentágona
Viajera entre nervios y carne;
No te desvaneces ni afloras
Cuando te lloro en noria;
Intencionalmente para alejarte
Limpiándome por fin de tu presencia
Punzante.
A veces tiemblas
Te siento como tímpano destrozado
Que duele y desconcierta;
Desequilibrando mi totalidad;
Sin oír más que tu zumbido
De vendaval escalofriante.
Confesaré hoy que te recuerdo...
Cómo negar tu presencia
Ante el resto
Si soy transparente;
Como tu mirada de hielo austral
Quien pasa te ve en mi adentro.
Quisiera por fin exhumarte
Contemplándote en mi palma
Sin angustia o rencor
Amor que duele
Adiós Para siempre hoy

3 comentarios:

indianguman dijo...

las espinas pentágonas son las peores. es como los cálculos al riñón, son dolorosísimos y hay que esperar que salgan solos.

Bello, poeta

Un abracito

PELA'O 2.0 dijo...

uyyyy... una frase más y me moría...

gracias por tu visita, ha sido hermoso encontrar este lugar lleno de sentimientos y emoción...

vendré a verte.

Mar de Isaac dijo...

Encantadora letra danzante
creo que eso sos
o por lo menos eso presiento a cada instante.

Una cosa mas, me agradaria linkearte en mi blog, que decis puedo hacerlo?