lunes, febrero 13, 2006

OJOS DE CONEJO


Se sabe distinta, no precisamente especial, más bien singular.
Los brazos rodeándola anoche le daban igual, encontrarse con pies tibios al final de la cama no le fue preciso.
La liebre jaspeada devoradora de tallos pulposos esta inapetente, el último sabor retenido le repugnó, pensó de inmediato en que la hidratación de la hortaliza no tuvo otra fuente que aguas servidas, que brotaron de la boca del incivil abastecedor.
En tono, espesor, tamaño, y previo lavado no había forma de que dudara la procedencia certificada, más en el fondo, justo cuando acabó de digerir la primera capa suponía encontrarse aquella más dulce y de bello matiz pero en defecto paladeó un concentrado de bosta, trató de ignorar por casi seis años aquel amargo sabor, sonreía, excretaba, mudaba un poco de pelaje, orinaba en abundancia, todo en roedora normalidad.
Luego empezó a desear encontrar babosas entre los pastos, y así morir hinchada. Tal como un niño etíope que bebe turbias e inmundas aguas para sobrevivir ella lo hacía, poco digno, un día no quiso comer más, y el centinela tiró su oreja, ella no comió, al otro día tampoco se alimentó y el centinela le acarició el dorso, ella aceptó masticar verduras, pasó un nuevo día y el revoltijo en su vísceras dolía y pesaba, decidió dejar de comer, soñaba con prados verdes no urbanizados, bien naturales para no pararse sobre mierdas desconocidas, ella no creía en que pisarla traía buena suerte, sus utopías la alejaban de la jaula, hasta que se acercaba el custodio a tomarle de las orejas e inclinarle el hocico en la oscura fuente despertándola hoscamente para que no muriera deshidratada.
Estaba frente al espejo, no sé cuantos minutos pasé cepillando mis paletas de Bugs Bunny, tomé agua enjuagué mi boca y escupí, al otro lado de la puerta Ricardo me llamaba porque el conserje avisó que el taxi nos esperaba.

4 comentarios:

eduardo waghorn dijo...

Magnífico post, magnífico blog. Como hincha de blogger, felicitaciones, un beso.

Roberto dijo...

muy bonito el relato, y sobre todo Ricardo,, bonito final...
robert

[ Hródric ] dijo...

el otro blog, el de bitácoras, no funcionaba ayer. y ahora veo que creaste una cuenta de blogspot.

estaré atento a esto, tiene pinta de que será muy bueno.

saludos.

Rafa dijo...

B

é

s

a

m

e

.

.

!