miércoles, julio 25, 2007

ALAIRE









Pésima costurera me confieso;

Señor Hilo, Señor Retazo, Señor botón, aguja de hebra larga por el nulo dominio

y nudos gruesos más bien torpes y una vez dicho todo esto, utilizado como pequeño ''excuse'' usted los garabatos se comenzaron a urdir las siguientes palabras:

Motivadas quizá-yo diría hasta sobreestimuladas por aquella vieja causa-suya por siempre- y en tinieblas, dejésmoslo así para no repetir 'SECRETO'/El sabor es suyo, el despertar alborotado deseando cada uno de sus besos risueños y/o violentos_todos cálidos cuando los atrapo intento_en ellos sumergirme_a la deriva, y prometo aceptar aquellas noches donde me asaltan mariposas de terciopelo... las mismas que han quemado todo el fuego.

1 comentario:

ElPoeta dijo...

Los sentimientos, la nostalgia, el recuerdo de un beso, tejen en torno a nosotros sus hilos de memoria y deseo. Un beso, Elena,
V.